Poliresinas comenzó como un emprendimiento familiar, con la creación de una Empresa dedicada a la fabricación de botones de nácar.

Luego de muchos años de esfuerzo sostenido, empuje, visión y cierta osadía empresaria, integraron dicho negocio con la producción de resinas poliéster insaturadas, insumo básico para la nueva tecnología de manufactura del botón.

A comienzo de los años ‘50 las resinas poliéster eran un producto novedoso. Fue así que comenzaron con la comercialización y desarrollo del mismo. En los inicios, instalaron un reactor de 500 kg, que les permitía el autoabastecimiento y resolver los problemas de calidad de los productos que en ese momento se adquirían en el mercado. Fueron creciendo rápidamente y transformaron el negocio inicial de los botones al de la Industria Química para abastecer de resinas a otras empresas.

Fue así que en 1958, formaron una pequeña Empresa que se perfilaba con grandes ideas hacia el futuro.

Hoy estamos cumpliendo 60 años y con la misma pasión deseamos seguir acompañando a nuestros clientes en la búsqueda de innovaciones que potencien sus negocios.